Una casa de tapas desenfadada, en la que todo está riquísimo, con capacidad de sorprender y en la que poder aguantar varias rondas de cañas.