Tras más de seis años, el restaurante ha sabido evolucionar y no perder el ritmo.