Espai Kru apuesta por la fórmula de compartir para que el comensal pueda probar lo máximo.